septiembre 03, 2007

Vámonos a Saltillo [Parte II].

...Y así continúa la historia.


Armamos las computadoras, la hicimos de trapecistas con el cableado, y el buena copa de tláloc se hizo presente “por si teníamos calor”. El buen Grinch se discutió con toda la configuración de Software y dejamos todo listo (para que el mono este comprara escritorios, sillas y demás “detallitos” que no contempló). Eran las 9:30 pm y yo lo único que pensaba era en llegar a mi casa y no hacer absolutamente nada (pobre iluso).

Como yo iba para otro rumbo, me tocó “seguir” al otro carro, donde venía el resto de los Ingenieros (y Maribel). El local se encuentra cerca del Estadio Jalisco, y como ese día hubo partido, creímos mejor irnos por el periférico (una especie de “friwey” Jalisciense, pero que de “fri” no tiene mucho).

Alicia me llama: “Cuñao, en la próxima le das a la derecha y sales a Federalismo” --- (una de las pocas calles que reconozco) -- “¡Sale cuñada, gracias!”. Y bueno, digamos que de alguna extraña razón y en contra de toda expectativa (?) agarré mal la calle (nota cultural, estaba lloviendo).

Seguí manejando derecho, esperando encontrarme con una de las 3 o 4 avenidas que conozco. Repentinamente esa calle comenzó a parecerse al periférico (curiosamente ¡ERA EL PERIFÉRICO!).

Pero cuando realmente me encomendé a Dios, Buda y John Myung fue cuando el periférico dejó de parecerse al periférico. 8 carriles, sin camellón, como boca de lobo (¿mencioné que estaba lloviendo?). Afortunadamente, seguí un taxi que se estacionó en una tiendita y me estacioné:

“¿Oye carnal, cómo llego a Federalismo?”
-- “Nooo compa, es pa’ allá atrás, esta es la carretera a Saltillo. Ira, agárrate un retorno que es más pa’ allá y son como dos curvas, ahí ya ves la salida a Federalismo.”
“(pero que pen...) Sale, muchas gracias.”
-- “Órale, con cuidado”

Finalmente agarro una calle más oscura que boca de lobo, y veo el supuesto “retorno”. Vi uno o dos carros que iban hacia la derecha (yo quería ir para la izquierda) pero bueno, crucé como a 20Km/h y de repente me di cuenta que ¡También venían hacia el otro lado! [Esto quiere decir que atravesé la carretera sin el más mínimo respeto por la vida].

Finalmente regresé a mi lugar de origen (o sea, donde me perdí por primera vez) y gracias a Saulo, quien me dio una solución viable y sencilla “agarra el periférico hasta que encuentres algo conocido” llegué con vida (tiempo de trayecto: 2 horas 40 minutos).

… Tengo la ligera sospecha de que hubiera sido mejor irme por el estadio.

4 comentarios:

Japo dijo...

Tengo la ligera sospecha de que definitivamente hubiera sido mejor irte por el Estadio. Aunque claro, probablemente te hubieras topado con un trafical, pero al menos hubieras estado acompañado por el jocoso rebaño de tapatíos, cuyo equipo, finalmente consiguió su [soenpa] segunda victoria del torneo (por supuesto, ambas jugando en casa). Bueno, el caso es, qué bueno que llegaste sano y salvo, jaja, qué odisea!

El Autor dijo...

jajajajajajaja!!!!!

Ay no mames.... la Maribella iba bien preocupada por ti... los demas (que estamos mas acostumbrados) no perdemos la capacidad de asombro de tu nivel de despiste.... (ahora resulta que la culpa la tuvo la lluvia)

Nota mental... no cambiar lugares de "perseguidor" a "perseguido" (mucho menos cerca de carreteras o en situaciones de lluvia)

Jajajaja saludos man! Bien por tus pininos en carretera! =D

Psycho Grinch dijo...

OMG ! NO MAMARS !

Eso de la manejada no se te da mucho compa :P

Dianivonne dijo...

Ire, agarrese un mapita y ya pa la otra se defiende con la manejada, ai luego pa que no tenga la sospecha de haberse perdio q no?
TE EXTRANIO !!!
:)